Se emborrachan en su luna de miel y compran el hotel

    Hoy vamos a tratar un tema sobre borracheras, Borracheras y luna de miel. De esas que compras el hotel. Imaginen si estuvo bien el viaje de novios.

    0
    63
    Comparte en Redes Sociales
    •  
    • 10
    •  
    •  
    •  
    • 1
    •  
    •  
    • 1
    •  
      12
      Shares

    Se emborrachan en su luna de miel y compran el hotel

    Es lo que tiene. Te vienes arriba, estás de fiesta, bebes y haces cosas de las que te puedes arrepentir o no. Eso ya depende de las acciones que realices a posteriori. Como en la noticia curiosa que nos ocupa. De luna de miel, pillaron una cogorza interesante y compraron el hotel. Conozcamos  todo con lujo de detalles.

    Se emborrachan en su luna de miel y compran el hotel

    Una pareja de recién casados regresó a su casa en Londres como flamantes dueños del hotel donde pasaron la luna de miel.

    “Estábamos muy borrachos”, dijo Gina Lyons, de 33 años, al explicar lo que ocurrió el pasado diciembre en Sri Lanka. La mujer y su esposo Mark Lee, de 35, bebían a placer en un hotel de bajo perfil, pero con una gran playa y el aspecto de cabaña que tanto les gusta.

    “Nos dijeron que el contrato del hotel iba a expirar y no lo iban a poder renovar”, dijo Lyons. “Cuando supimos que el valor era $13,000 dólares al años, con Mark dijimos que sería una buena idea comprarla”.

    Un negocio redondo

    La pareja propuso el negocio y al final terminó adquiriendo el hotel por $39,596 dólares. Entre la resaca, traducciones a medias y más tragos, acordaron dos pagos de $19,798 para tomar control del hotel. La pareja en ese momento debía mucho dinero por la boda y vivía en un pequeño apartamento. Tres meses después se confirmaría que Lyons estaba embarazada.

    Quizás te interesa  Violencia en China por la diversidad sexual

    El feliz matrimonio siguió adelante con el hotel. Busco dinero para renovar el hotel, al que llamaron Lucky Beach Tangalle. Desde la reapertura en julio han conseguido la clientela suficiente para confirmar que la decisión de borrachos fue la acertada.

    Se emborrachan en su luna de miel y compran el hotel
    La feliz pareja y amigos posando junto al hotel

    Conclusión

    SI bebes no conduzcas, pues si estás borracho que no te de por comparar hoteles. Y menos en tu viaje de luna de miel. Si les gustó el artículo no duden en compartirlo por las redes sociales. Sean felices.

    Deja un comentario