De monja a actriz adulta de webcam

De monja a actriz adulta de webcam. Esta es la historia de Yudi Pineda, una colombiana que cambió su vida drásticamente. Le presentamos su historia

0
57
Comparte en Redes Sociales
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  • 1
  •  
    7
    Shares

De monja a actriz adulta de webcam

Conozcamos esta historia vital ¿Cómo se puede pasar de ser monja a actriz adulta de webcam? Poco a poco, como diría el otro. Es la historia personal de nuestra protagonista, Yudi Pineda, una colombiana de 28 años a la que el Señor llamó a sus filas, pero que el amor hizo que saliera del convento. El resto e lo contamos en esta noticia de hoy.

Conoce su historia vital

Yudi Pineda nació en Ituango, en el departamento de Antioquia, pero cuando apenas tenía dos años su familia debió abandonar el hogar huyendo de la guerra. “Me fui para Urabá. Allá estuve en un colegio que visitaban las monjas y decidí entrar a esa vocación”.

Entró al convento a los 10 años, y duró ocho ahí. “Me sentí demasiado, demasiado, contenta”, expresó en la entrevista con la emisora. Pero se enamoró del profesor que les daba la catequesis a los niños que iban a tomar la primera comunión. Ahí fue cuando decidió dejar los hábitos.

Así se hizo actriz adulta de webcam

Comenzó una vida en Medellín como la de cualquier otra chica. Y cuando trabajaba en la empresa Nestlé conoció a Juan Bustos, un filósofo que creó la primera ‘universidad’ en Colombia para preparar a modelos webcam. Hizo un casting en un estudio y la contrataron.

“Primero me sentía mal, pero, la verdad, ya no. Me siento súper bien cuando voy a la iglesia. Siento mucha paz, mucha tranquilidad cuando estoy allá. Cuando entro, trato de entrar lo más decente que pueda, y no falto los viernes al grupo de oración, los sábados de vigilia y los domingos a la misa“.

Quizás te interesa  Cuando la esquizofrenia se vuelve arte
De monja a actriz adulta de webcam
Yudi Pineda, actriz de webcam

Confiesa que al principio, el sacerdote de su iglesia la intentó persuadir para que cambiara de empleo, pero ella se negó. Dice que considera que es un trabajo “digno y artístico”. Al que no le ve nada malo; sin embargo, sigue confesándose porque todos los días “entro en masturbación y pornografía”.

El dinero da la felicidad

A eso se le agrega que Pineda gana más de 2.500 dólares, trabando unas 40 horas cada 15 días. Contado a una entrevista de Radio Caracol, ya ven como puede cambiar la vida de alguien en tan poco tiempo. De un extremo a otro. Ya saben, si les pareció interesante el artículo compartan en redes sociales. Y sea felices, o al menos, inténtenlo.

Deja un comentario