Cuando la esquizofrenia se vuelve arte

    0
    29
    Comparte en Redes Sociales
    •  
    • 1
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
    •  
      1
      Share

    Cuando la esquizofrenia se vuelve arte

    Se queda en casa. No sale. Kate  sufre esquizofrenia. Algo que le impide un proceso vital como el de cualquier persona. Ella utiliza el dibujo para reflejar su dolor y mostrar al mundo lo que siente. Una noticia curiosa y vital nada  desdeñable.

    Cuando la esquizofrenia se vuelve arte

    La esquizofrenia se caracteriza por las alteraciones de la personalidad, además de la pérdida del contacto con la realidad, alucinaciones y depresión. Es uno de los trastornos mentales menos comunes, pero es en verdad impactante. Ocho de cada mil personas en el mundo sufren esta enfermedad, como Kate, quien es una artista de 18 años que recientemente fue diagnosticada con esquizofrenia.

    Desgraciadamente, tan pronto como confiesa que lucha contra una enfermedad mental, la gente la mira como una persona dañada y rota. Muchos solo ven los estereotipos que los medios de comunicación se han encargado de crear acerca de la esquizofrenia. Lo que muchos no saben es que Kate es una artista y a través de sus impresionantes dibujos muestra las alucinaciones que la enfermedad le hace ver.

    Algunos de los dibujos elaborados por Kate

    Algo sobre la esquizofrenia

    Es un diagnóstico psiquiátrico que se utiliza para personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves. Caracterizado a menudo por conductas que resultan anómalas para la comunidad, falta de percepción de la realidad, alteraciones en la percepción o en la expresión de la alteración de la realidad.

    La esquizofrenia causa además un cambio mantenido en varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo. Principalmente de la conciencia de realidad. Y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas. Que llega a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social.

    Quizás te interesa  Se gasta miles de dólares para parecerse a un elfo

    Entre los síntomas frecuentes están las creencias falsas, un pensamiento poco definido o confuso, alucinaciones auditivas, reducción de las actividades de relación y de la expresión de emociones, e inactividad.

     

    “Lo que vivo no es fácil y puede ser debilitante. Pero no estoy en las calles gritando sobre abducciones extraterrestres. Eso no quiere decir que no hay gente por ahí que viva la enfermedad de una manera más grave. Sin embargo, también hay otros que, como yo, se quedan en casa la mayor parte del tiempo encerrados en su habitación. Es un espectro de síntomas con diferentes niveles de gravedad. La experiencia de cada persona es única”.

    Una historia singular, sin duda

    Deja un comentario