Cómo saber si eres víctima de Gaslighting

1
30
Comparte en Redes Sociales
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  • 1
  •  
    5
    Shares

Cómo saber si eres víctima de Gaslighting

Gaslighting, un término que lamentablemente se está haciendo cada día más famoso por personas que se sienten identificadas por el trato que reciben de sus parejas. Conocido en países hispanohablantes como “hacer luz de gas”, el Gaslighting es una forma de abuso que cada vez se hace más común y frecuente en las parejas; desafortunadamente puede pasar desapercibido por mucho tiempo, incluso la propia víctima puede no darse cuenta.

Solo se necesita una persona tóxica con ganas de abusar emocionalmente a su pareja para obtener beneficios, control sobre la relación o solo hacer daño porque quiera.

Se supone que una relación debe estar basada en el respeto, la confianza y el amor, pero muchas veces este no es el caso; por esa razón, es mejor estar atentos para alejarnos de las personas que nos hagan daño sin que lo notemos.

¿Qué es el Gaslighting?

Es probable que ya hayas visto la película “La chica del tren” que basada en el libro del mismo nombre cuenta la historia de una mujer alcohólica que entre todas las cosas que le suceden durante la película, resalta el hecho de que no puede recordar qué ha hecho y siente miedo de sí misma pues su ex esposo le ha dicho todas las barbaridades que hace mientras está ebria… cosa que finalmente (spoiler) resulta no ser cierta.

Eso exactamente es el Gaslighting. Un abuso emocional que consiste en hacer creer a tu pareja que está perdiendo la cordura, que tiene problemas en recordar lo que hace, culparla de cosas que no ha hecho y luego acusarla de locura al negar todo… básicamente, tomar poder psicológico y emocional de tu pareja hasta tal punto en que seas el único punto de cordura en su vida.

Esto puede sonar atroz y puede que parezca ser muy sencillo de identificar; sin embargo, este abuso puede ser tan sutil que puede convertirse en rutina e instalarse en el cerebro de la víctima durante años. ¿Imaginas vivir con miedo de no tener capacidad de recordar ni de saber qué es lo que realmente haces? ¿Dudar de ti mismo y de tu alrededor a cada momento? Pues esa es la realidad de muchas personas que actualmente son víctimas de esta horrorosa manipulación.

¿Cómo identificarlo?

 

  • Tu pareja te ha dicho muchas veces exagerado/a:
Quizás te interesa  Subastado el polvo lunar recogido por Neil Armstrong

 

¿Cada vez que te enojas es porque “tú no sabes aguantar una broma” o porque “estás dándole mucha importancia a un pequeño problema”? Estas son frases de un chantajista emocional que desea que cada vez que te enojes sea culpa de tu “pobre percepción de los hechos”.

 

  • Te cuestionas constantemente lo que viste, dijiste u oíste:

 

A menos que sufras de Alzheimer es imposible que tengas tan mala memoria… ¿realmente es necesario cuestionar cada cosa que dices, veas o hagas? Si tu pareja pone en duda todo lo que haces o te hace creer que las cosas no son como las viste u oíste, entonces puede estarse tratando de un claro uso de Gaslighting.

Este tipo es especialmente común en los infieles, pues buscan hacer creer a su pareja que nada es cierto y que todo es algo creado por “no haber oído o visto bien”

Cómo saber si eres víctima de Gaslighting

 

  • Te disculpas por todo o casi todo:

 

Los problemas de pareja casi siempre tienen dos culpables. Discutir y pelear es normal; sin embargo, que no haya reciprocidad en las disculpas, no lo es. ¿Siempre eres tú el culpable o el causante del problema? ¿Te toca a ti pedir disculpas una vez más? Pues es momento de analizar el comportamiento de tu pareja y pensar siempre objetivamente, es imposible que la culpa siempre recaiga en los hombros de una sola persona. Cuídate de que estén proyectando la culpa hacia ti.

 

  • Te sientes incapaz o inseguro:

 

¿Sientes que necesitas a tu pareja para tomar decisiones, hacer cosas o para reafirmarte que eres bueno en algo? ¡Esto no es normal! ¿Por qué te sientes tan dependiente? Quizás te hayan hecho creer que necesitas esa dependencia por “tu propio bien”, pero no es saludable tener tan poca autoestima; piensa en retrospectiva e intenta descubrir cuál fue el momento en el que dejaste de tener seguridad en ti.

Este artículo en Gananci te explicará cómo tu pareja puede influir en tu camino al éxito, y de la misma manera que puede llevarte al éxito, también puede llevarte al fracaso. Solo tú decides por cuál camino vas y si tu pareja está de acuerdo contigo. ¡No le des la espalda a las señales y detén el abuso desde el inicio!

 

Por Edith Gómez, editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en 5 formas originales de obtener un dinero extracomunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

1 Comentario

Deja un comentario