Abusos sexuales en la infancia | Pandemia social

El desconocimiento expreso del número de personas afectadas es tabú. El pasado muestra su cara más atroz todos los días

0
21
Abusos sexuales sus secuelas silenciadas
Comparte en Redes Sociales
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  • 1
  •  
    10
    Shares

Abusos sexuales en la infancia | Pandemia social

Abusos sexuales en la infancia. Un día como cualquier otro, mi hija de 30 años se acercó a mí y con la tez pálida y los ojos puestos en algún lugar lejano, me dijo: mamá, papá abusó de mí.

El alcance de los abusos sexuales en la infancia es desconocido, pero apunta a ser una pandemia social; el silencio de las víctimas, presas del entorno familiar donde se encuentra el agresor/-a, o en el entorno más cercano de ésta, se ocultan los depredadores.

Las personas que agreden sexualmente son perversas, dícese de la persona que causa daño intencionadamente. Obran a través de subterfugios, ganándose el respeto y la confianza de sus allegados y entornos más próximos. Carecen de empatía, por ello mienten con vehemencia pareciendo creíbles. Son narcisistas, se suelen recrear en sus retos y hazañas personales, a priori a todos caen bien.

Abusos sexuales en la infancia

Abusos sexuales en la infancia pandemia social
Abusos sexuales en la infancia pandemia social

El desconocimiento expreso del número de personas afectadas es tabú, e ilustra un presente y futuro desolador para las víctimas potenciales y para las que ya lo sufrieron. El pasado de éstas, muestra su cara más atroz todos los días, bajo sus secuelas. Socialmente no parece ser de la atención de las instituciones, quizás por no tener unas estadísticas con mayor número de víctimas, aunque lo que sí que revelan, es que uno de cada cinco menores, sufre abusos sexuales.

El hecho de no querer ver la realidad fomenta que la realidad sea más cruel. Atender a los mensajes de los menores es un deber y un derecho, la detección temprana de abusos sexuales supone la posibilidad de reducir las secuelas y poder encauzar la vida. Las secuelas de los menores que hoy son adultos, han marcado vidas rotas en el silencio.

Quizás te interesa  Fuente de cerveza: en Eslovenia es posible

Deja un comentario