4 razones por las que debes pensar antes de hablar

0
20
Comparte en Redes Sociales
  •  
  • 12
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  • 1
  •  
    14
    Shares

4 razones por las que debes pensar antes de hablar

Los humanos somos seres sociales, eso es así desde el nacimiento aún cuando ciertas personas se empeñen en decir que prefieren la soledad. Puede que ellos sean la excepción que confirmen la regla, pero siendo sinceros, incluso aquellos que dicen sentirse a gusto estando solos, también necesitan de vez en cuando de la compañía de alguien.

Muchas veces, cuando estamos teniendo conversaciones con las personas no pensamos mucho lo que vamos a decir ya que, al ser conversaciones poco relevantes, no pueden tener consecuencias en nuestras relaciones.

Sin embargo, al estar acostumbrados a expresarnos de esta manera, cuando tenemos conversaciones importantes, cometemos el error de decir cosas que no hubiésemos expresado si las hubiéramos pensado antes. Lo cual nos puede traer problemas. Si tú crees que no tener filtro es sinónimo de sinceridad. Mira a continuación algunas razones por las cuales deberías pensar las cosas que le dirás a otros:

4 razones por las que debes pensar antes de hablar

1.-Te expresas mejor: cuando te tomas el tiempo de pensar lo que vas a decir, tienes la oportunidad de no malgastar palabras redundando -lo que puede confundir a las personas-. Así puedes armar muy bien tu idea en la mente para luego exteriorizarla. Así puedes elegir las palabras y el tono más adecuado. Lo que repercutirá positivamente en como tu interlocutor recibe el mensaje.

2.-Evitas malinterpretaciones: si piensas las palabras antes de decirlas, lo más probable es que envíes el mensaje con el tono y la intención deseada. Lo que evitará interpretaciones erróneas por parte de las personas que te escuchan. Pensar lo que dirás disminuye significativamente el margen de error en las interpretaciones de tus interlocutores.

De todas maneras, hay que recalcar que las personas interpretan a su modo. Puedes decirles exactamente lo mismo a 2 personas y cada una podría entender algo distinto. Aun así, cuando hay más probabilidades de que entiendan lo que quieres decir, es cuando haces una elección de palabras adecuada a quienes te escucharán.

3.-Mantienes tus relaciones interpersonales: uno de los mayores problemas de hablar sin hacer una pausa para reflexionar primero es que, puedes herir a otras personas. Aun cuando esa no era tu intención. Hay una máxima que me agrada mucho y reza de la siguiente manera: “Sinceridad sin amor es agresión”.

Así que la próxima vez que quieras ser sincero con alguien acerca de algo, elige bien tus palabras para que estas construyan en vez de hacer daño. A veces esto pasa sin la mínima intención de herir al otro. Pero eso se puede evitar cuando piensas las cosas antes de exteriorizarlas.

4.-Evitas arrepentimientos: por último, si has pensado bien las cosas que vas a decir, es poco probable que te arrepientas de ellas. Si cometiste un error o alguien las tomó a mal tus palabras, tendrás la conciencia tranquila de que no es tu responsabilidad. Recuerda que somos responsables de lo que decimos, no de lo que otros interpretan.

En ocasiones ocurre que, por estar enojados o estresados, al dejarnos llevar por esas emociones escupimos las palabras sin pensarlas. Haciéndole daño a personas que nos importan. Siempre se puede pedir disculpas, pero no hay que olvidar que los malos tratos dejan huella.

4 razones por las que debes pensar antes de hablar

El arrepentimiento se puede evitar cuando estás seguro de las cosas que dices, y para estar seguro, lo mejor es repasar en tu mente cada una de las palabras antes de soltarlas. Cuenta hasta 5 y piensa ¿Cómo te sentirías si alguien te las dijeras? ¿Qué pensarías de una persona si la escuchas decir las palabras que vas a pronunciar? Estas son algunos de los filtros que puedes usar para evitar arrepentimientos.

Todo esto no quiere decir que no seas espontáneo o que vayas por ahí evaluando mentalmente cada palabra que saldrá de tu boca. Esto es con el fin de ayudarte a evitar problemas causados por frases mal elaboradas.

Por último, no está demás decir que a las personas carismáticas. Así tengan una mala elección de palabras, su encanto personal los ayuda a salir de ese tipo de aprietos. Si crees que te hace falta carisma o no sabes cómo obtenerla, mira aquí los mejores consejos para cultivarla.

Por Edith Gómez, editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en 5 formas originales de obtener un dinero extracomunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Quizás te interesa  Pistolas con forma de iPhone en USA

Twitter: @edigomben

 

Deja un comentario