15 años de cárcel por acostarse con el novio de su hija

0
0
Comparte en Redes Sociales
  • 4
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
    12
    Shares

15 años de cárcel por acostarse con el novio de su hija

Hoy en nuestra noticia curiosa hablaremos de esas madres que le tiran a todo lo que  se mueve. Incluso, a lla pareja de su hija. Estas cosas pasan. No sabemos si todos los días o estas cosas ocurren cada cuarto de hora. No es la primera madre que seduce al novio de su hija ni va a ser el ultimo vio que se deja  seducir por su suegra. Lo realmente sorprendente es la condena de 15 años de cárcel.

Sea como fuere, le contamos la noticia curiosa tal y como fue. Ustedes pueden sacar sus propias conclusiones. Nosotros ya tenemos las nuestras

15 años de cárcel por acostarse con el novio de su hija

Kathy Tompa, de Georgia, EE. UU., fue hallada culpable de tener relaciones con el adolescente de 15 años por un periodo de 6 meses.

“Ella comenzó tocándolo en la pierna, en la espalda, en los hombros, le daba consejos sobre cómo besar a su hija, cómo tocarla, cuál sería el momento apropiado para tocarle las nalgas, cuál sería el momento y la forma adecuadas para quitarle la camiseta”, dijo la fiscal del caso, Heather Dunn.

15 años de cárcel por acostarse con el novio de su hija

Tompa y el joven habrían intercambiado mensajes sexuales y en diciembre de 2015 ella lo invitó una noche a su casa, cuando su marido se encontraba de viaje, para tener relaciones con él.
Los padres del joven notaron que algo le sucedía y que sus notas estaban bajando, por lo que decidieron quitarle los equipos electrónicos. Tompa decidió entonces comprarle un celular e instalarle Facebook y Snapchat para poder seguir hablando con él.

Quizás te interesa  Acepta dos años de cárcel por introducir su dedo en el culo del vecino

Resumiendo. La criatura se dejó  seducir en el tiempo. Le iba la fiesta a chaval. No fue una cosa casual  que pueda suceder en una noche de calor veraniega. El tema venía e largo. Si es que hay gente que  aprovecha lo más mínimo para dar ese paso. Y luego, claro, pasa lo que pasa.

Deja un comentario